Blogia
El Describidor

La paloma

Estas simpáticas avecillas embellecen y alegran con su presencia parques y plazas de la mayoría de las ciudades del mundo. Son especies semidomésticas que derivan de la paloma silvestre.

Antiguamente las palomas vivían en estado completamente silvestre, confinadas en los bosques y montes de ciertas regiones del mundo, pero, desde que el hombre se hizo sedentario, las palomas se dieron cuenta que no les faltaría comida se vivían cerca de él, y se trasladaron a las grandes ciudades. Desde entonces se convirtieron en otras ciudadanas más, ya que se establecieron en las plazas y parques, en las azoteas y hasta en el techo de nuestras casas. Desde muy temprano se lanzan a las calles donde siempre encuentran migas de pan, pedacitos de galletas y otros alimentos que los niños dejan caer. Después regresan a sus nidos y allí descansan durante las horas más calidas del día. Por la tarde salen de nuevo en busca de alimento, luego buscan una abrevadero donde toman agua hundiendo el pico y lo aspiran a largos sorbos. Esto es necesario, porque las palomas ingieren comida seca y muchas semillas sin descortezar y para poderlas digerir deben ablandarlas con agua. Luego, con la caída del sol se retiran a su cobijo para pasar la noche. Así va pasando la vida de las palomas.

La paloma en la mitología y la religión

Las palomas también fueron las grandes protagonistas en las diferentes culturas de los pueblos de la antigüedad. Según el Génesis una paloma anunció a Noé del fin del diluvio universal cuando regresó al arca con una rama de olivo en el pico. Desde entonces se la simbolizó con la reconciliación con Dios y de la paz. En la Biblia la paloma blanca representa la inocencia y la pureza, también al Espíritu Santo. Es sagrada para los mahometanos porque protegió al Profeta en su huida.

Mediante una paloma mensajera, el profeta Isaías comunicó a los hebreos el término de la cautividad babilónico hacia el año 700 antes de Cristo. En Oriente próximo estuvo vinculada a la diosa de la fecundidad Ishtar, y entre los fenicios al culto de su homóloga Astarté. Consagrada a la diosa Afrodita entre los griegos. Una pareja de palomas blancas simboliza al amor y a la esperanza.

Servidoras del hombre como mensajeras

Desde tiempos muy remotos las palomas han servido al hombre como mensajeras de la paz, de acontecimientos felices y de grandes tragedias. Ya era costumbre muy extendida en los tiempos del rey Salomón la crianza de palomas mensajeras. En una pintura egipcia que corresponde a la quinta dinastía se ve una suelta de palomas para celebrar la asunción al trono del faraón Ramsés III.

En Grecia las palomas mensajeras llevaban a todos los confines del mundo de entonces, el resultado de los Juegos Olímpicos. Julio César las utilizó en la conquista de las Galias. Viendo la valiosa utilidad de las palomas los romanos establecieron lugares donde se especializaban en la crianza y el entrenamiento de palomas mensajeras para dar aviso oportuno de todos los acontecimientos que ocurrían en el Imperio. Durante la Edad Media, el primero en concebir la idea de establecer un correo aéreo fue Nureddin Mahmur, sultán de Siria, que derrotó a las legiones cristianas en la segunda cruzada. Su imperio era tan vasto y por ello la comunicación presentaba un grave problema. Entonces el ingenioso sultán hizo organizar el más sorprendente servicio postal de todas las épocas, recurrió a las palomas mensajeras quienes dotadas de un extraordinario sentido de orientación siempre llegaban a destino. Además, estableció una red completa de palomares cuyo centro se hallaba en El Cairo, con estaciones en Alejandría, Damieta y Gaza. Por esta última se comunicaba El Cairo con Jerusalén, Damasco, Belbek y Trípoli.

Durante la primera y segunda guerras mundiales, varias palomas fueron condecoradas por sus servicios prestados en el campo de batalla. Entre ellas se encontraba el “Salvavidas Dundee”, quien voló en cierta ocasión 22 millas en 22 minutos para llevar un mensaje de salvación de dos marineros que habían caído al mar.

La paloma llamada “Cher-Ami” salvó a un batallón que se había extraviado en el frente de Verdún, en Francia. “The Macker”, al servicio del correo aéreo militar, fue premiada con la Cruz de Guerra francesa por informar acerca de un puesto de artillería enemigo a pesar de estar herida y faltarle un ojo. “Black-Hallugan”, fue galardonada con el Corazón Púrpura y la Medalla del Valor luego de regresar del campo de batalla herida de gravedad por la metralla enemiga.

Un periódico londinense se valió de las palomas mensajeras para mantener a sus lectores con noticias frescas de regiones tan alejadas que mucha gente pensó como obra de brujería.

En la actualidad los servicios de estas humildes avecillas han pasado a la historia. La comunicación de hoy es satelital y las noticias de los diferentes acontecimientos que ocurren en el mundo se las sabe en el mismo instante. Sin embargo, el hombre guarda por siempre su gratitud a las primeras palomas que establecieron el primer correo aéreo.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres