Blogia
El Describidor

El monasterio de la sabiduría

Strahov, en la zona de El Castillo de Praga, alberga, entre otras joyas, una valiosa biblioteca con antiguos manuscritos. Estrechamente vinculado con la historia de Praga, El Castillo alberga una serie de iglesias, palacios, museos y calles históricas: un conjunto ineludible en la capital de la República Checa. Uno de ellos es el Monasterio de Strahov, fundado en el año 1140 por la orden religiosa de los premonstratenses, que guarda grandes obras de arte, desde la época medieval hasta nuestros días. Instalado en una zona de particular belleza, a eso se suma la visión de la ciudad desde los jardines del monasterio: una postal de cúpulas, tejados, colinas verdes y el río Moldava.

Strahov fue construido por mandato del príncipe Vladislav II, para los monjes de la orden de los premonstratenses, fundada en el siglo XII y con una gran influencia en la Europa medieval, especialmente en el terreno político y en la enseñanza. El emperador Carlos IV lo incluyó dentro del perímetro de las murallas de Praga. El monasterio sufrió varias modificaciones, hoy de estilo gótico, aunque conserva huellas de estilo románico. Desde 1953, es también la sede del Museo Nacional de Literatura checa.

Caminar por el lugar es recrear épocas pasadas, en medio de una atmósfera de sabiduría, como una sala dedicada al pensamiento del maestro checo Jan Hus, reformador y rector de la universidad de Praga. Los escritos reproducen sus célebres sermones de la capilla de Belén, por los que el concilio de Constanza lo condenó a la hoguera en 1415. En las paredes del museo está su histórica profesión de fe: "¡Maldición a mí si me callo!"

En la biblioteca histórica del monasterio de Strahov se pueden ver innumerables manuscritos ilustrados medievales, como un códice que muestra a San Marcos, sentado de frente y leyendo. El fondo dorado contrasta con el rojo violeta de su manto y del escritorio. La biblioteca guarda joyas capaces de alterar a cualquier bibliófilo: en ella hay miles de manuscritos, como una Biblia completa, realizada por monjas en el siglo XIII.

También está el registro de los años más recientes y la obra de uno de los escritores checos más importantes, Jan Neruda (1834-1891), que describía la realidad con agudeza y humor. Su obra más importante es "Cuentos de Mala Strana".

Otra de las salas es la Teológica, de estilo barroco. Allí se pueden contemplar globos terráqueos fabricados en los siglos XVII y XVIII y el manuscrito más antiguo de monasterio, un Evangelio en pergamino del siglo IX. En la sala Filosófica, de estilo clásico, el techo está decorado con un fresco del siglo XVIII. Es del pintor checo Franz Maulbertesch y muestra "La lucha de la Humanidad por el conocimiento de la sabiduría auténtica".

Josefina Mol.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres