Blogia
El Describidor

Futuro sin agua y más refugiados

El cambio climático amenaza el acceso al agua de millones de personas en los países más pobres, según un estudio publicado recientemente por la agencia cristiana de desarrollo Tearfund.

La investigación sugiere que, en el año 2050, la extensión de la tierra en extrema sequía se multiplicará por cinco.

En la próxima cumbre sobre el clima de Naciones Unidas, Tearfund exhortará a los estados más ricos a ayudar a los más pobres para superar las consecuencias de la sequía.

Esta semana, el ministro británico encargado del tema climático, Ian Pearson, se mostró confiado de llegar a un acuerdo sobre este tema. Advirtió además a un comité parlamentario que era una “necesidad urgente” implementar medidas.

El informe de Tearfund titulado “Sintiendo el calor” urge a los países donantes a incrementar la asistencia rápidamente.

Es probable que otras organizaciones sin fines de lucro se unan a este reclamo en la reunión de la ONU en Nairobi, prevista para el próximo 6 de noviembre.

Desplazados por el calor

Citando al académico de la Universidad de Oxford, Norman Myers, Tearfund predice que en 2050 habrá 200 millones de refugiados como consecuencia del cambio climático.

Las zonas donde ya han comenzado a desplazarse poblaciones incluyen:

_ Brasil: una de cada cinco personas nacidas en la árida región del noreste se está desplazando para evitar la sequía.

_ China: tres provincias están sufriendo el impacto de la expansión del desierto Gobi.

_ Nigeria: cada año alrededor de 2.000 kilómetros cuadrados están convirtiendose en desiertos.

Sin embargo, atribuir el desplazamiento de personas al impacto del clima es un asunto difícil de establecer, pues existen otros factores, como las oportunidades económicas, que influyen a la hora de cambiar de lugar.

Palabras vacías

Uno de los científicos británicos más prominentes en el tema, John Houghton, dijo que la severidad del cambio climático estaba alcanzado la agenda de los líderes del mundo, pero sólo “a nivel retórico” y no todavía en los hechos.

“Se hicieron promesas durante la cumbre del G8 y la última reunión de Naciones Unidas en Montreal sobre apoyo financiero para la adaptación, pero tengo entendido que muy pocas de esas propuestas se han concretado”, afirmó Houghton.

El científico, autor del prefacio del informe de Tearfund, dijo que la escasez de agua será una de las consecuencias más dramáticas del cambio climático que afectará a los países en vías de desarrollo.

“Las sequías van a durar más, aunque no podemos ser muy específicos indicando los lugares donde van a ocurrir, lo cual es una mala noticia. Actualmente, las sequías extremas afectan al 2% de la superficie terrestre y se extenderán al 10% en 2050”, advirtió.

Los patrones climáticos muestran que la región del África subsahariana se secará, mientras que otras áreas del planeta sufrirán serias inundaciones.

Sencillez y rapidez

Houghton dirigió la Oficina Meteorológica del Reino Unido, presidió la Comisión Real de Contaminación Ambiental y fue una de las cabezas del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés).

Ahora es presidente de la Iniciativa John Ray, cuya misión es “entrelazar ambiente, ciencia y cristianismo”.

El aspecto alentador del informe de Tearfund es que la implementación de medidas sencillas para paliarlos problemas relacionados con el agua -sequías o inundaciones- han sido efectivas en algunas áreas.

En Níger, por ejemplo, la organización no gubernamental dice que la construcción de diques bajos de piedra ha ayudado a prevenir la erosión y nutrir la tierra de agua. Mientras, en Bihar, en el norte de India, se han construído diques con alcantarillas para desagüe para conectar poblados durante inundaciones.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres